Tratamiento

REEDUCACIÓN AUDITIVA
MÉTODO BÉRARD

Mejora la calidad
de nuestra audición

Gafas blancas

Se trata de un método que, mediante la escucha de música adaptada, tiene el objetivo de mejorar la calidad de nuestra audición.

Pero va mucho más allá de lo que pueda parecer en esta simple explicación, pues está demostrado que la forma en la que oímos determina nuestro estado de ánimo, nuestro comportamiento y otros factores de importancia como la capacidad de atención.

En base a su experiencia con pacientes a lo largo de los años, el doctor Bérard llegó a varias conclusiones:

• que muchos de los estudiantes con pobre rendimiento escolar tienen deficiencias en su calidad auditiva

• que la mayoría de los niños autistas sufren de una hiperaudición que en muchos casos puede llegar a ser dolorosa;

• que la casi totalidad de los niños y adultos depresivos muestran un patrón común en su audiograma.

Estas conclusiones dan una idea de la importancia del efecto de la audición en nuestro comportamiento y en cómo nos sentimos, nos relacionamos y funcionamos en nuestras tareas diarias. El doctor Bérard hizo muchos más descubrimientos e ideó la terapia de reeducación auditiva, que al igual que si de una gimnasia para el oído se tratara, soluciona o mejora muchos de los problemas mencionados.

El tratamiento es sencillo y se realiza en diez días, con dos sesiones diarias de media hora cada una. Durante estas sesiones el paciente escucha una música cuyas frecuencias han sido filtradas para adaptarse a sus necesidades concretas.

Para determinar los objetivos a conseguir con el tratamiento se ha de llevar a cabo una audiometría que refleje cuáles son las condiciones exactas de la audición del paciente y cuáles las posibilidades de mejora con la reeducación.

Al quinto día de terapia se volverá a realizar una audiometría para observar los cambios y la conveniencia de readaptar la modulación de la música para una mayor eficacia del tratamiento. Una tercera audiometría se hará al final del décimo día para comprobar los resultados. Pero éstos no serán definitivos, puesto que el efecto de la reeducación seguirá produciendo cambios a lo largo de los siguientes seis meses, después de los cuales se realizará la última de las pruebas auditivas.

La edad mínima en la que puede aplicarse la reeducación auditiva son los tres años, aunque el doctor Bérard aconsejaba que se esperase hasta los cuatro o cinco años. En cuanto a la edad máxima, no hay límite, y es un tratamiento del que podríamos beneficiarnos todos.

Método Berard en Federópticos Trinidad de Úbeda

¿A quién va
dirigido?

niños hiperactivos con déficit de atención / otitis recurrentes / problemas de lenguaje / autistas / síndrome de Down / personas depresivas / mayores con pérdida gradual de agudeza auditiva / estudiantes de idiomas / músicos y cantantes / lesiones cerebrales / problemas de lateralidad como parte de un programa de estimulación temprana